Busca en este blog

Translate

miércoles, junio 28, 2017

PROTOCOLO DE VISITA EXITOSA EN EL CUIDADO DENTAL INFANTIL

En 2009 se publicó este PROTOCOLO DE SEIS PASOS para una VISITA EXITOSA de CUIDADO DENTAL INFANTIL.



Estos 6 pasos son:
1.- Valoración del riesgo de caries: utilizar formularios de entrevista como el Cambra permite a la familia, y al profesional, valorar el riesgo de desarrollo de caries en el niño y adecuar al caso las medidas preventivas. 
Atendiendo a factores como:
  • Salud general; medicación de uso crónico.
  • Utilización de flúor (alimentación, agua, dentífricos…)
  • Hábitos higiénicos en los padres, última visita al dentista y motivo.
  • Historia dental previa.
  • Frecuencia de consumo de azúcares e hidratos de carbono fermentables (zumos, aperitivos, entre horas, postres, recreos…)
  • Utilización de biberón y qué se le pone al biberón y cada cuánto se utiliza.
  • Lactancia



2.- Colocación adecuada del niño para poder explorarlo:
  • Rodilla con rodilla: es la forma habitual de exploración en menores de 3 años (dentista y el tutor/ madre o padre enfrente).
  • En el sillón dental encima de la madre/padre en mayores de 3 años.
  • En el sillón solos (con la madre al lado), si ellos van espontáneamente a sentarse ahí, que no es tan raro.
El niño a caballito, a horcajadas, mirando al padre (dando la espalda al dentista), para encima del dentista, sin perder el contacto visual con su progenitor. El padre sujeta suavemente las manos del niño para que éste en un movimiento intempestivo no se haga daño con algún instrumento. El dentista retira los labios y los mofletes para ver bien la cara externa de dientes y muelas y luego con un espejo, la cara interna.


3.- Explicación sobre la técnica de higiene:
En esa posición se aprovecha para explicar la técnica de cepillado. 
Así tienes una visión muy buena de la arcada superior y de la inferior sin necesidad de desnucar al niño (como cuando tratamos de cepillar los dientes desde delante, sin tener la cabeza apoyada en ningún sitio) ni de hacer contorsionismo.
Es muy recomendable llevar el cepillo de dientes del niño a la consulta, por cierto, para ver las características del mismo y para mostrar la técnica mejor.



4.- Examen clínico de la cavidad oral:
Es el momento de observar todos los detalles. 
Es muy recomendable la técnica “decir-mostrar-hacer”. 
Muy habitualmente el bebé llora, porque no le gusta estar tumbado, porque no le gusta mi cara, porque está recién despertado de la siesta, o con hambre, o estaba tan tranquilo jugando en la sala de espera. Bien. Llorar es su forma de expresarse. Con un poco de experiencia padres y profesionales sabemos qué quiere decir con el llanto, y no será lo mismo un niño que llora porque estaba dormido que otro que hace tres días se partió los dientes y tiene aún toda la zona inflamada. Seremos consecuentes y cuidadosos con cada niño adaptándonos a sus circunstancias, pero entendiendo que hay que explorar, que para eso los padres han traído al niño. Así, podremos ver:
  • Dientes erupcionados. Al niño le explicaremos que “vamos a contar sus dientes”.
  • Alteraciones estructurales, manchas, hoyitos, fisuras, fracturas, caries, restauraciones existentes
  • Encías, presencia de gingivitis, tejidos blandos, frenillos, lengua, paladar.
  • Oclusión (en la medida de lo posible, tumbado no es la mejor opción pero si puede verse a grandes rasgos si hay algo muy muy evidente).
5.- Tratamiento con barniz de flúor
A los niños clasificados como de medio o alto riesgo se les recomendará la aplicación de flúor tópico cada 3 meses, incluso aunque vivan en una zona con el agua fluorada artificialmente.
6.- Guía anticipatoria y consejos de autocuidado.
La visita debería acabar con una nota positiva, felicitar al niño por su colaboración SIEMPRE, darle algún detallito, una pegatina, un dibujo, etc.
A los padres se les debe proporcionar información sobre cosas que peuden pasar en el futuro, hasta la próxima visita, y cómo actuar:
  • Si es necesario el hilo dental o modificar en algún aspecto la técnica de cepillado, por ejemplo por un frenillo labial que dificulta la higiene.
  • Utilización de productos o suplementos fluorados, o con xilitol, etc.
  • Hábitos a la hora de dormir: que el niño no permanezca acostado siempre del mismo lado, si mama de un solo pecho, cambiar al niño de posición frecuentemente. Recomendaciones sobre el uso del chupete, del biberón, etc.
  • Recomendaciones en cuanto a frecuencia, textura y características de la alimentación. Si es necesario, pedir un registro semanal para evaluar sobre él el riesgo de caries.
  • Prevención de traumatismos: avisar de las edades en las que son más frecuentes las fracturas dentales, qué hacer en caso de traumatismo, etc.
En la primera visita normalmente es cuando se decide todo. 







miércoles, junio 14, 2017

LA IMPORTANCIA DE LA MASTICACIÓN

La digestión comienza en la boca, por ello es importante masticar los alimentos duros y secos durante mucho tiempo en la boca, para evitar problemas digestivos y porque es esencial para un correcto desarrollo maxilo-facial y la correcta colocación de los dientes en la boca.
Para ello, debemos masticar de los dos lados alternativamente, aunque no todas las personan lo consiguen con facilidad, pues depende de la oclusión o la relación de los dientes de arriba con los de abajo.





En niños se está observando que se genera un gran problema por no masticar adecuadamente: el desarrollo deficiente de los maxilares. 
Esto es debido a que acostumbramos a comer comida blanda que no requiere un esfuerzo por parte de la mandíbula: cremas, pasta, bollería o pan de molde. 
Esto muchas veces da lugar a una falta de espacio para que salgan los dientes definitivos, que son más grandes que los de leche, por tener los huesos maxilar y la mandíbula pequeños.

Estos dientes no se podrán colocar en su posición correcta, provocando casos de apiñamiento dental o problemas con la erupción de las muelas de juicio.

Consejos a la hora de comer:
  • Asegurarnos de tener suficiente tiempo para masticar correctamente. Trataremos de no comer mientras trabajamos, caminamos, conducimos o hablamos.
  • Comeremos mejor en un ambiente relajado y siempre que sea posible, evitaremos los lugares estresantes y ruidosos, porque pueden influenciar en la rapidez con la que comemos.
  • Recomendamos cortar la comida en pequeños trozos y masticar cada bocado de forma minuciosa alrededor de 25 veces.
  • Mastica, también, los alimentos líquidos y semi-líquidos, como el yogur, al igual que los sólidos. Es importarte que lo hagas para que las enzimas de tu saliva trabajen, ya que si no masticas, no se estimula la secreción de la saliva.

martes, junio 13, 2017

MANCHAS BLANCAS EN LOS DIENTES

A continuación os relatamos las posibles causas de la formación de este tipo de manchas.

Pueden ser causadas por enfermedades que pueden generar fiebre alta durante la formación de los dientes (dientes de leche)  y, por consiguiente, del esmalte. 
El esmalte dental comienza a formarse ocho meses después del nacimiento del bebé. 

Durante ese período, los niños pueden tener enfermedades como varicela, sarampión y rubeola, que se contraen por virus que producen fiebre muy alta e interrumpen la producción de calcio por un determinado tiempo. 
En ese momento, con todos los dientes en formación, pueden aparecer las manchitas blancas. 

El segundo tipo viene como consecuencia del fluór
El flúor es un mineral importante en la reducción de la prevalencia de las caries.
El exceso de flúor puede traer consigo una enfermedad llamada fluorosis, que implica una mala formación de calcio que, a su vez, resulta en manchas blancas en los dientes. 
Dependiendo del caso, el esmalte puede quedar poroso, inicialmente de color blanco. 
Las bebidas oscuras, el café, el té u otros productos que pigmentan mucho pueden ser absorbidos por el tejido de los dientes y oscurecer las manchas.  








El tercer tipo de manchas blancas en los dientes se produce debido a una caries inicial.
La caries desmineraliza el esmalte, que pierde el reflejo de luz y queda con un aspecto blanquecino. 
En este caso, se denominan lesiones blancas y son diferentes de los primeros dos casos de manchas. Las lesiones se ubican cerca de la encía ─a diferencia de las otras, que puedan estar en cualquier lugar de los dientes─, y poseen forma de medialuna. 

Por lo general afectan solo un diente, puesto que se forman a partir de un cepillado incorrecto. Las manchas pueden aparecer también en personas que utilizan aparatos de ortodoncia y tienen dificultad para higienizar la región de los brackets. 
Dado que no logran limpiar bien las zonas aledañas a los aparatos, se acumula placa y se forma una lesión de caries inicial que solo puede percibirse una vez que les sacan los aparatos. 



Tratamiento y prevención 
Tanto la fluorosis como las manchas originadas por fiebre alta se producen solamente durante la formación de los dientes, entre los ocho meses y los trece años.

Por su parte, las lesiones por caries pueden aparecer en cualquier momento de la vida. 
Dichas manchas pueden ser eliminadas con ácidos que remueven una capa fina y dejan la superficie lisa nuevamente. 

En casos más raros, cuando las manchas son profundas, los dientes pueden recubrirse con una resina compuesta del color del diente, que se pega con una especie de adhesivo. 

La vacunación puede prevenir las enfermedades virales que producen fiebre alta y, como consecuencia, el surgimiento de las manchas.
Para esto es importante que los responsables cumplan con el calendario de vacunación.

Por otra parte, evitar que los niños traguen pasta dental puede ayudar a prevenir la fluorosis. 

Lo que se recomienda es que la cantidad de crema dental que se pone en el cepillo de dientes no supere el tamaño de una uña de la mano del pequeño. 

La higienización bucal correcta puede evitar las lesiones de mancha blanca. 
Para quienes poseen aparatos de ortodoncia, los cuidados se duplican: cepillarse, por lo menos, dos minutos y diente por diente.



jueves, junio 01, 2017

MOVILIDAD DENTAL

El diente posee lo que se conoce como aparato periodontal, conformado por: 
Hueso, Ligamento periodontal y cemento, este conjunto de elementos le otorgan al diente soporte y estabilidad.








Aunque los dientes tienen una mínima movilidad, especialmente los dientes anteriores, esta no es peligrosa para la labor de masticación.
Por lo general la movilidad dental aumenta debido ya sea a: una disminución de la resistencia de los elementos estabilizadores de periodonto o bien al aumento en la magnitud de las fuerzas que actúan sobre los dientes.
La movilidad dentaria generalmente es asintomática, es decir, se manifiesta sin dolor y es en la mayoría de los casos, progresivo. 
Cuando los dientes se muestran realmente "flojos", es porque ha transcurrido mucho tiempo,es un signo clínico que puede estar formando parte de algún proceso crónico. 


Este signo clínico, puede ser identificado muchas veces por nosotros mismos, sin darle la debida importancia; pero identificar el origen, debe ser hecho por el profesional odontólogo, para determinar la causa de la patología y así poder establecer un tratamiento adecuado.

Hay que tener en cuenta: 
Pacientes con higiene deficiente: la acumulación de sarro, crea un proceso infeccioso e inflamatorio que destruye el hueso y los ligamentos periodontales.

Bruxismo: la continua presión que ejerce el paciente sobre sus dientes, crea un proceso inflamatorio que destruye los ligamentos periodontales y el hueso.

Mal oclusiones: la mala posición de los dientes hace que exista mordidas que afecten el periodonto, creando inflamaciones crónicas.

Embarazo: si la paciente presenta gingivitis o periodontitis, los cambios hormonales del embarazo hace que el tejido periodontal sea mas delgado, haciendola mas suceptible a procesos periodontales.

Enfermedades Sistemícas: como por ejemplo la diabetes, que crean movilidades severas en los dientes.


Soluciones


1. Ajuste oclusal, que son los desgastes oclusales, para evitar los contactos prematuros de contacto.
2. Eliminación temprana de los calculos dentales, asi evitaran que avance la destrucción de los ligamentos periodontales y hueso.
3. Confección de ferúlas de descarga.
4. Ferulización.
5. En caso de enfermedad sistémica, primero debe someterse a un tratamiento médico junto con el tratamiento odontológico.


Recuerde que un diagnóstico a tiempo, puede ser la mejor medida preventiva y garantizar una buena salud oral