Busca en este blog

Translate

martes, marzo 17, 2020

SENSIBILIDAD DENTAL

¿ Existe el trastorno conocido como "sensibilidad dental"?

Una de cada tres personas de entre 18 y 54 años padece sensibilidad dental.













La sensibilidad dental existe como signo o síntoma de afecciones dentales y gingivales.

La sensibilidad es normal, los dientes sienten los estímulos de temperatura, roce, contacto, etcétera, mientras que la hipersensibilidad se puede definir como una reacción exagerada a estímulos que cursa con sensación desagradable de diferentes intensidades hasta dolor intenso.

¿Por qué duele?

Las causas más comunes son la caries, dientes partidos, empastes desgastados, enfermedad periodontal (de las encías),esmalte desgastado o raíz dental expuesta.

El dolor se puede agravar por los transtornos mecánicos, tales como la mala posición dentaria, el cepillado demasiado fuerte, el bruxismo (apretar dientes), hábitos traumáticos o trastornos químicos.

Los dientes sensibles pueden tratarse, dependiendo de la causa que nos produce la sensibilidad, se propondrá un tratamiento u otro.
Pastas, geles colutorios desensibilizantes, esto ayuda a bloquear la trasmisión  de sensaciones desde la superficie del diente del nervio.
Tratamientos dentales;Empaste, Endodoncia (matar nervio), Injerto...



TUBULOS DENTINARIOS  ( transmiten estímulos) 
ESTRUCTURAS DENTALES




La sensibilidad dental es el dolor transitorio que padecemos cuando la dentina (la parte interna del diente) queda expuesta a estímulos externos.
En los últimos años se ha constatado un incremento notable en paciente con sensibilidad dental debido al consumo de refrescos carbónicos o zumos ácidos y por el uso indiscriminado de productos de blanqueamiento sin supervisión.


RECESIÓN GINGIVAL ( Raíz dental expuesta-dentina)



Primero, es importante acudir al odontólogo para descartar otro tipo de problemas.
Para tratar la sensibilidad dental, podemos llevar a cabo ciertos hábitos saludables que mejorarán nuestra calidad de vida:
  • Evitar al máximo de lo posible los alimentos ácidos (fresas, naranjas, etc.), ya que se puede desgastar aún más la dentina. Se recomienda esperar al menos 10 minutos para que la saliva neutralice los ácidos. También controlar el consumo de bebidas gaseosas, alimentos con mucho azúcar y/o enlatados que contengan ácido cítrico como conservante.
  • Dejar de fumar, ya que se ha demostrado que el tabaco está relacionado directamente con la enfermedad periodontal, que puede causar retracción de las encías y a su vez sensibilidad dental.
  • Utilizar productos específicos que combatan la sensibilidad dental como, por ejemplo, cepillos especiales para pacientes con sensibilidad dental, pasta de dientes específica y un colutorio para dientes sensibles.


jueves, febrero 27, 2020

LIMPIEZA CON BRACKETS

CONSEJOS PARA LA LIMPIEZA CON BRACKETS

COMIDA

Deben evitarse alimentos duros, fibrosos y/o pegajosos durante todo el tratamiento para evitar roturas o descementado de los aparatos. 
Algunos ejemplos a evitar son: trozos de fuet, jamón curado, patatas fritas, cacahuetes, chiclets, caramelos, bocadillos de pan de barra comidos a mordiscos, lechuga cruda, zanahoria a mordiscos, morder bolígrafos, uñas, ... 
Así mismo, en lo posible se debe dejar de fumar pues evitará manchas en nuestros dientes e inflamación en nuestras encías.

LIMPIEZA

La higiene durante el tratamiento debe ser especialmente cuidadosa para evitar inflamaciones de encías y sangrado de las mismas.
Si no hay buena higiene nos podemos encontrar con caries, descalcificaciones y manchas permanentes en el esmalte1111111111111111111111111111111111111111111111111111111111 debidas a la acumulación de placa bacteriana en el mismo lugar durante largo tiempo.


Se recomienda:


  • Cepillado después de cada comida (mínimo 2 minutos).
  • Uso de cepillos interproximales, hilo dental, ...
  • Utilizar colutorio de flúor (0,05%) 1 vez al día durante 1 minuto.
  • Evitar comer o beber  entre horas, excepto agua.

Si usamos el cepillo manual, debemos colocarlo perpendicular a la superficie del diente y realizar un movimiento rotatorio (haciendo pequeños círculos).
Deberemos ir inclinando el cepillo para limpiar todas las superficies del diente.
Se debe complementar la higiene con el uso de otros instrumentos que nos ayudarán a limpiar las zona entre el arco y el diente donde no entra el cepillo.
De este modo el uso de cepillos interproximales serán de gran utilidad. 
Se deben usar como muestra el esquema, limpiando entre el arco y el diente. 
También existen otros dispositivos que funcionan como el hilo dental pero que llevan una parte dura que permite enhebrar y hacer que el hilo pase por donde deseemos (superfloss).                   
La presencia de alambres dificulta la limpieza ya que interrumpen la dirección del cepillo en su recorrido habitual desde la encía al diente.
Es muy importante la zona entre el brácket y la encía, dónde se acumulan gran cantidad de alimentos.
Se debe tener en cuenta que los cepillos se desgastarán más rápidamente, por lo que conviene cambiarlos cada mes y medio, o cuando sus cerdas comiencen a abrirse. 
Otro aparato que podría hacer la misma función sería el irrigador (lanza agua a presión para limpiar estas zones- Waterpick).
En niños hasta los 12 años, recomendamos que los padres o tutores, revisen el resultado de la higiene diaria, al menos durante los primeros días, hasta que el niño adquiera la habilidad necesaria.




Durante el tratamiento pueden aparecer llagas. 
En este caso se recomienda el uso de cera de ortodoncia, cuya función es amortiguar el roce de los aparatos sobre labios, carrillos o lengua.
Su uso consiste en la aplicación con los dedos de una bolita del tamaño adecuado sobre la parte del aparato que sobresale, para así minimizar la aparición de llaguitas.


USO DE CERA 

Podremos ayudar a la cicatrización manteniendo una correcta higiene, y aplicando productos específicos de venta en farmacias.
En caso de sensibilidad o dolor, síntomas que pueden aparecer durante los primeros días, se pueden tomar calmantes tipo Apiretal (Paracetamol).


                        
       



martes, febrero 18, 2020

MANCHAS BLANCAS EN LOS DIENTES

A continuación os relatamos las posibles causas de la formación de este tipo de manchas.

Pueden ser causadas por enfermedades que pueden generar fiebre alta durante la formación de los dientes (dientes de leche)  y, por consiguiente, del esmalte. 
El esmalte dental comienza a formarse ocho meses después del nacimiento del bebé. 

Durante ese período, los niños pueden tener enfermedades como varicela, sarampión y rubeola, que se contraen por virus que producen fiebre muy alta e interrumpen la producción de calcio por un determinado tiempo. 
En ese momento, con todos los dientes en formación, pueden aparecer las manchitas blancas. 

El segundo tipo viene como consecuencia del fluór
El flúor es un mineral importante en la reducción de la prevalencia de las caries.
El exceso de flúor puede traer consigo una enfermedad llamada fluorosis, que implica una mala formación de calcio que, a su vez, resulta en manchas blancas en los dientes. 
Dependiendo del caso, el esmalte puede quedar poroso, inicialmente de color blanco. 
Las bebidas oscuras, el café, el té u otros productos que pigmentan mucho pueden ser absorbidos por el tejido de los dientes y oscurecer las manchas.  








El tercer tipo de manchas blancas en los dientes se produce debido a una caries inicial.
La caries desmineraliza el esmalte, que pierde el reflejo de luz y queda con un aspecto blanquecino. 
En este caso, se denominan lesiones blancas y son diferentes de los primeros dos casos de manchas. Las lesiones se ubican cerca de la encía ─a diferencia de las otras, que puedan estar en cualquier lugar de los dientes─, y poseen forma de medialuna. 

Por lo general afectan solo un diente, puesto que se forman a partir de un cepillado incorrecto. Las manchas pueden aparecer también en personas que utilizan aparatos de ortodoncia y tienen dificultad para higienizar la región de los brackets. 
Dado que no logran limpiar bien las zonas aledañas a los aparatos, se acumula placa y se forma una lesión de caries inicial que solo puede percibirse una vez que les sacan los aparatos. 



Tratamiento y prevención 
Tanto la fluorosis como las manchas originadas por fiebre alta se producen solamente durante la formación de los dientes, entre los ocho meses y los trece años.

Por su parte, las lesiones por caries pueden aparecer en cualquier momento de la vida. 
Dichas manchas pueden ser eliminadas con ácidos que remueven una capa fina y dejan la superficie lisa nuevamente. 

En casos más raros, cuando las manchas son profundas, los dientes pueden recubrirse con una resina compuesta del color del diente, que se pega con una especie de adhesivo. 

La vacunación puede prevenir las enfermedades virales que producen fiebre alta y, como consecuencia, el surgimiento de las manchas.
Para esto es importante que los responsables cumplan con el calendario de vacunación.

Por otra parte, evitar que los niños traguen pasta dental puede ayudar a prevenir la fluorosis. 

Lo que se recomienda es que la cantidad de crema dental que se pone en el cepillo de dientes no supere el tamaño de una uña de la mano del pequeño. 

La higienización bucal correcta puede evitar las lesiones de mancha blanca. 
Para quienes poseen aparatos de ortodoncia, los cuidados se duplican: cepillarse, por lo menos, dos minutos y diente por diente.