Busca en este blog

Translate

jueves, diciembre 20, 2018

RECOMENDACIONES PARA NAVIDAD

Con las Navidades aquí, hay que tener en cuenta lo que afecta esta época del año a nuestros dientes. 
Los dulces, el marisco.....,invaden nuestras mesas y pueden provocar una visita de urgencia al dentista.
Los excesos y el cambio de hábitos son dos malos aliados cuando se trata de mantener la salud bucodental. 



Consejos:
Moderar el consumo de azúcar 
Consumo moderado y  evitar su ingesta entre comidas.
Cuidado con los famosos «dulces sin azúcar», porque pueden contener fructosa u otros edulcorantes que pueden ser también perjudiciales.
Vigilar consumir alimentos duros 
 ¡Los dientes no deben utilizarse como herramienta!
Usar el aceite de oliva al cocinar o aliñar las comidas
La película protectora que el aceite deja sobre los dientes, los protege de la caries y del desgaste dental.
Incluir queso en la dieta navideña 
Ya que estimula la producción de saliva, equilibra el pH de la cavidad oral (amortiguador del ácido) y reconstruye el esmalte dental, sería otra recomendación que debería considerarse. 
Mantener una higiene bucodental adecuada será fundamental para evitar dañar la salud de la cavidad oral. 
No debemos olvidarnos de cepillarnos los dientes después de cada comida principal, y, sobre todo, antes de irnos a la cama, durante un mínimo de 2 minutos y con un cepillo que esté en buenas condiciones. 
Comer fuera de casa, las largas sobremesas o el trasnochar no debe utilizarse como excusas para dejar de hacerlo. 
Llevar encima un pequeño neceser que incluya un cepillo de viaje o, como mínimo, si no hay un importante problema de acumulación de gases, masticar goma de mascar sin azúcar después de las comidas, para estimular la producción de saliva y neutralizar los ácidos de la boca, pueden ser dos excelentes soluciones.




miércoles, diciembre 05, 2018

SINDROME DE LA BOCA ARDIENTE- Estomatodinia



El Síndrome de boca ardiente (SBA) es una condición que causa a las personas una sensación constante de ardor en la boca. El dolor se inicia en la lengua o en el paladar, se siente como si te estuvieras quemando con "café caliente".
Consiste en una patología bucal compleja caracterizada por una sensación dolorosa de quemazón, hormigueo e incluso adormecimiento de las mucosas bucales.

Se distingue por no acompañarse de signos clínicos o lesiones .

Dependiendo de la persona, SBA puede durar meses o incluso años sin ningún alivio.

CONSEJOS:

Cambia tus hábitos diarios para tratar los síntomas del SAB.
Comienza a tomar vitaminas del complejo B y minerales como el hierro y el zinc para controlar las posibles deficiencias nutricionales.
También consulta con tu médico para ver si alguno de los medicamentos que estás tomando actualmente pueden causar SAB como efecto secundario. Si es así, obtén una medicación prescrita diferente.
Retira todos los artículos de uso diario a base de alcohol, como enjuagues bucales, canela o menta, productos y cigarrillos, los cuales tienden a hacer rebrotar los síntomas de SAB.
El estrés y el miedo pueden provocar e intensificar el dolor ardiente e incluso hacer que se prolongue en el tiempo o que no se pueda resolver con ningún tratamiento.
Trata tus síntomas de SBA durante el día manteniendo la boca ocupada. Mastica trozos de hielo o goma de mascar sin azúcar para aliviar el ardor.
Cuida tu boca de forma diferente por la noche para tratar cualquier dolor de SBA durante la noche.
Encuentra una pasta de dientes diferente aprobada por ADA o cepilla los dientes con bicarbonato de sodio.
Si llevas dentadura postiza,no la uses durante toda la noche.




  • Las personas que aprietan los dientes por la noche son más propensas a sufrir el Síndrome de Boca Ardiente. Si mantienes tu lengua contra los dientes se producirá una úlcera. Controla si aprietas los dientes y el SAB a través de la medicación prescrita o usa un protector bucal. Si eliges hacerlo bien, tu lengua se sentirá mejor y tus posibilidades de tener SAB disminuirán.
  • Ignora el rumor de que sólo las mujeres menopáusicas sufren de Síndrome de Boca Ardiente debido a la pérdida de estrógeno que afecta a sus papilas gustativas. Algunos hombres y adolescentes, incluso sufren de la enfermedad, aunque no es tan común. Independientemente del género y la edad, cualquier persona que tenga la condición debe acudir al médico-odontólogo de inmediato.