Busca en este blog

Translate

miércoles, abril 25, 2018

HIGIENE DENTAL

Para tener una buena salud es necesario, mantener una buena higiene bucodental.
Los dientes sanos permiten comer, hablar, tener buen aspecto y bienestar.

Para saber si tus dientes y encías están luzcan sanos, te recomendamos que:
Observes si tus dientes están limpios y no hay restos de alimentos.

Tus encías presentan un color rosado y no duelen o sangran durante el cepillado o el paso del hilo dental.

Tus dientes no se mueven o están separados.
El mal aliento no es un problema constante.
      Aconsejamos que te cepilles los dientes después de cada comida: por la mañana, después del almuerzo y por la noche (la más importante).

El tiempo que tienes que dedicar es de 30 segundos al menos a cada una de las zonas 
(dos partes superiores y dos inferiores), en total 2 minutos.
Además, es importante que limpies la lengua y las mejillas con el propio cepillo de dientes (para la lengua puedes usar un limpiador lingual) donde también se acumulan grandes cantidades de bacterias y desechos.
También es necesario utilizar complementos como el hilo dental, enjuague bucal, cepillo interdental (si se precisa) o irrigador bucal, los cuales te ayudaran más satisfactoriamente a completar una higiene correcta.






Para cepillarte necesitas:

      Cepillo de dientes: manual o eléctrico según prefieras o te recomiende tu dentista o higienista, de cerdas medias y filamentos redondeados, no ejerzas mucha presión, se trata de barrer el diente.Cambia tu cepillo cuando sea conveniente ( no más de 3 meses)
      Pasta de dientes: cantidad una lenteja, no es necesario más.
      Seda dental o cinta dental: hay con cera, mentoladas gruesas, finas.
      Enjuague bucal: no sustituye el cepillado.


domingo, abril 15, 2018

QUE OCURRE SI NO TE CEPILLAS LOS DIENTES EN UN AÑO

Según datos sobre la Salud Bucodental de los españoles, el 12% de los españoles no se cepilla a diario y un 2,3% no lo hace nunca.
A todos en alguna ocasión olvidamos u obviamos cepillarnos algún día, pero, hay personas que deciden abandonar esta práctica.

La salud de nuestra boca es mucho muy importante.
De hecho, según recientes estudios, el estado de nuestras encías podría indicar que estemos padeciendo determinadas enfermedades o fallos en nuestro organismo.
Los expertos se plantean qué ocurriría si no ponemos remedio a esta situación y nos pasamos una semana, un mes, un año o más sin lavarnos los dientes.
El odontólogo Mark S. Wolff da respuesta en 'Yahoo Health':

Un día sin cepillarte…

Si pasadas 24 horas no te cepillas, empieza a acumularse una fina capa de placa que actúa como depósito de bacterias en la parte exterior de tus dientes. 
Probablemente en un día apenas hay daño alguno, pero si no lo remediamos está crece y crece y a las 48 horas a los gérmenes y la suciedad se une el mal aliento.


Pasada una semana

Si tu dejadez se empieza a convertir en un hábito y dejas que tus dientes sigan ensuciándose mientras comes, bebes y duermes durante siete días, “la acumulación de placa en los dientes es cada vez más gruesa y empieza a oler”.
No sólo eso, durante esta primera semana de no cepillarnos empieza a desarrollarse la gingivitis, una enfermedad bucal frecuente que afecta a las encías inflamándolas e irritándolas, de tal forma que en estos primeros días, sólo con tocarnos la zona, podrían sangrarnos un poco.

Un mes después

Treinta días después de haber abortado por completo el plan de mantener una mínima higiene bucal, las bacterias que viven dentro de nuestra boca, comienzan su proceso de descomposición:
 “No sólo tendrás las encías muy inflamadas y enrojecidas, si además tomas alimentos azucarados, el riesgo de que se produzca una caries casi de inmediato se incrementa sin medida”, explica Wolff, quien además advierte que pasado el mes es cuando comienzan a aparecer puntos blancos en los dientes.



Al año

En el momento en que una persona ha pasado 365 días sin cepillarse, su saliva, sobre todo si continúa llevando una dieta alta en azúcar, se encarga de crear caries dentales.
La magnitud de los daños de este año sabático de higiene dental, varía en función de nuestra propia disposición genética y de los años que tengamos, ya que el cuerpo está más preparado para protegernos cuando somos más jóvenes.
Si alguien mayor de 50 años, deja de lavarse los dientes tendrá más problemas. Especialmente si esta persona está enferma o recibiendo algún tratamiento médico, su dentadura empezaría rápidamente a soltarse y comenzarían a caerse algunas piezas.


En consecuencia, aconsejamos cepillarse los dientes tres veces al día, no dejando el cepillado de la noche (ya que es el más importante), usar hilo dental o bien cepillos interproximales u irrigadores.

Hay que lavar y secar el cepillo después de cada uso.
El cepillo debe cambiarse aproximadamente cada tres meses si es manual y cada mes y medio si es eléctrico.











Fuente; El confidencial



domingo, abril 01, 2018

SUPLEMENTOS HERBALES

Algunas personas eligen utilizar diferentes suplementos herbales para cuidar su salud, en estos casos será muy importante comunicarlo.


Recuerda la importancia informarle siempre al dentista acerca de todo tipo de medicamentos o suplementos que se está tomando, aunque se trate de medicamentos naturales.
Todo lo que se vaya a ingerir, incluso las vitaminas, pueden generar alguna reacción determinada. 
Si el dentista desconoce los medicamentos o suplementos no sabrán como proteger a los pacientes de las consecuencias de determinadas sustancias.
Esto es muy importante si se está recibiendo un tratamiento odontológico o quirúrgico.
Muchos medicamentos considerados como tradicionales o convencionales (de venta libre o recetados) que se venden en todo el mundo derivan de las plantas, pero estos son diferentes a los medicamentos herbales. 
Los medicamentos herbales se basan en una sustancia química o un ingrediente activo que los fabricantes se encargan de sintetizar al desarrollar el medicamento.
Los mismos están elaborados con sustancias químicas naturales, que se sacan de una planta y se producen de manera original, a veces se llegan a combinar con otros extractos vegetales o se refinan.
Al refinarse un medicamento herbal se toma el extracto esencial de forma directa de la planta, de manera concentrada y luego se vuelve a agregar para crear un medicamento herbal original que será más fuerte.
Si bien a primera vista parecen medicamentos inocuos estos suplementos herbales, lo mismo que las vitaminas tomadas en suplementos pueden tener efectos secundarios en algunos pacientes.